domingo, 21 de agosto de 2016

Fuimos frecuentemente doctores del peso del tiempo

Tuvimos que conformarnos con nuestro estado de tristeza, mientras en los lugares aislados y recónditos se había refugiado la angustia y la tristeza. Pues bien sabes que fuimos frecuentemente doctores del peso del tiempo.