viernes, 12 de agosto de 2016

Las habitaciones del reloj y del cuento de las horas

La cosecha resbala y muere. Así aprendiste lo que es la siembra. Se divide el grano en tus manos buscando las raíces y el tiempo. Y dices: He encontrado lo que ya existe. He andado donde ya anduve. He esperado en las habitaciones del reloj y del cuento de las horas. Te he buscado y reconocido en la espera. Finalmente, me han marcado los silencios.