martes, 19 de julio de 2016

Tengo manos de memoria

Y después del amor cambia el horizonte, se vuelven ocultos los poemas, y el después es un para siempre. Tengo manos de memoria, manos que dicen “siempre”, tatuajes de olvido sobre todas mis partes. Y si tengo que volver a vivir, será en el recuerdo.