lunes, 25 de julio de 2016

En la mira del mundo estamos

En la mira del mundo estamos como dos flores mal nacidas, con todo el amor que nos nace, a pesar de todo. Y tengo que decirte que las desgracias vinieron solas, caminito andando, con su música de cascabel arrogante. Y tengo que decirte que ellas ya no se arrastran, sino vuelan. Vuelan con alas como garfios, picando al aire y a las abejas. ¡Qué te voy a decir de las desgracias que ya no sepas!