miércoles, 13 de julio de 2016

En ti habito como una mariposa callada

En ti habito como una mariposa callada; creo ya, que hice sombra. Y vagamente el mundo avanza por la espesura del silencio que entre tú y yo ha crecido. Permaneces, grande, llena, y adecuada. Te acaricio en la superficie del recuerdo. Te miro como ayer hoy aquí como presente. Permaneces, sí, permaneces. Y si tengo que decirte que te amo, te lo digo a gritos silenciosos que atraviesan el tiempo.