miércoles, 4 de noviembre de 2015

Y me tomas y te pienso como una noche alucinada.

Y vienes mientras voy a tu encuentro y tu cuerpo cautivo toma el desastre. Y dentro de la forma que eres pende de ti todo un hilo al cual levemente se sujeta la vida. Y dentro estabas prohibida. Y los dos, misma fuente de tu cama, en el sudor de tus brazos. Y me tomas y te pienso como una noche alucinada.