martes, 3 de noviembre de 2015

Nos encontramos en la sombra del sudor y del olfato

Y ahora llegas invisible a esta hora de la tarde donde los pasos andan descalzos. Piso allí donde fue nuestro destino. Y vienes con tu cuerpo del tiempo cautivo en esta prohibida forma. Y vienes al hilo roto de nuestra cama. Nos encontramos en la sombra del sudor y del olfato mientras tus pies andan firmes sobre las sábanas.