domingo, 29 de noviembre de 2015

Un fuerte recuerdo prostituye la distancia

En tu lengua. En tu flujo. En tu condición de agua. En tu dolor dudoso. En tus recuerdos negros. En tus treguas. En tus mejillas, usted me hace. Ayer fue nunca; y huele a amor quemado. En tu pena se cumple el «ya sabes». En este aire pesa tu dolor. Y un fuerte recuerdo prostituye la distancia.