martes, 9 de diciembre de 2014

En los descansos del tiempo raso



A ti solo te nombro. A cada rato, en los descansos del tiempo raso, cada día que comienza. Como el que no quiere la cosa, a veces a punto de disolverme. Como quien duerme contigo en medio de los caminos con todo el tiempo por delante. Con el alma para ti hecha. A la merced del estilo. Con todos los perdón saciados. Rogándole al espejo. Sostenido por el miedo. Con un alma a ti semejante.

.                                                             ****