jueves, 25 de febrero de 2016

Fuiste para mí un préstamo de la vida

Fuiste para mí un préstamo de la vida. En ti me sostengo. Ese mal puede hacer el amor como refugio. Fuimos incapaces entonces de sembrar los campos de delante de la puerta. No por abatimiento; cultivábamos solos la noche en nuestros cuerpos.