martes, 23 de febrero de 2016

He mantenido tu nombre secreto

He mantenido tu nombre secreto como una hierba que crece. Un pájaro blanco y gigante toma el vuelo por encima de nuestras cabezas, mira a la tierra, al cielo, y hace círculos de aire repentinos. En tu amplia morada yacen nuestras manos. Una de noche, una de día, tal lo nocturno, y el aire. Una banda negra cubre el cielo en la adecuada estación de tus manos. Celebrábamos los ritos del amor santificando nuestros cuerpos. Tu vestido ofrecía al viento resistencia. Cohabitábamos con la noche anterior. Fundíamos el hierro de la existencia. Y fuimos. Y fuimos roca del amor y del siempre.