sábado, 20 de febrero de 2016

Era pues la intermitente creación del mundo

Estábamos en el primer sentido de la lluvia, bajo la simultaneidad del pasado. Estábamos en un tiempo con espacio, simultáneo y rico en recuerdos, donde ayer y hoy se confunden, en un mar desolado sin alma ni cuerpo. Y en aquel tiempo, ellas descendieron de ellas, ellos de los hombres. Todo fue de repente, presente en las tres formas del Tiempo. Atravesábamos el río del tiempo en su participación. Nos protegía nuestra común naturaleza, su magia daba vida al paisaje. Era pues la intermitente creación del mundo.