miércoles, 23 de diciembre de 2015

Te ofrezco la embriaguez de mis manos

Te ofrezco la embriaguez de mis manos. Allí donde comienzo comienzas. Allí donde miras existe la mirada. Tus ojos cubren el mundo, tu boca, vacilante y plena, tiembla del temblor de la carne, lecho y hoguera. Eres hombros de mis manos, rostro del festejo del amor fusionado.