miércoles, 30 de diciembre de 2015

A veces, creo que eres una sombra

Quiero amarte aunque seas un tormento. A la intemperie quiero amarte, al amor, al delirio amarte de frente.  A veces, creo que eres una sombra, un giro, y permaneces. Eres ola de viento de los árboles, nidos, cielo y tormenta. Aunque tus promesas fueron mil veces incumplidas, después del amor, me ocupas como estrella en el cielo fija.