viernes, 20 de abril de 2012

Sin resto de carne



Por eso olvidé hasta lo más mínimo de mí
Me quedé como palabra suave
sin resto de carne