sábado, 28 de abril de 2012

Entre vida y vida se puede perder toda la memoria



Entre vida y vida,
en ese segundo de transición,
se puede perder toda la memoria.
De ahí la nueva inocencia
que nos sacude