martes, 27 de octubre de 2015

Doblado e invisible por los pasillos de tus sombras

Abierto para siempre. Y siempre así como sabiendo de tus manos íntimas. Y a volver me abstengo de la vida. De mis sueños tú eres el centro. Y sigo en tu laberinto a escondidas, doblado e invisible por los pasillos de tus sombras. Y luego, mirando al recuerdo, con los ojos fijos para protegerme del  vuelo de tu silencio.