jueves, 11 de septiembre de 2014

Con la brevedad del aire, con el tenue silencio


Unas uñas, unos dientes, tus palabras. Capricho, seré breve. Seré breve con tus defectos, con la brevedad del aire, con el tenue silencio. Y después, relámpago. Relámpago suelto e ignorante. Como la piel, suelto, te conocí un día por error y hoy tengo un sueño. Por nostalgia, a trozos de amor fugaz, a raíz siempre del tallo del hombre.

.                                                                      ****