jueves, 17 de noviembre de 2016

Un maldigo en clave

Voy a cortar las hojas de la tormenta, hacer un fuego donde se clave la mirada, y un olvido y una mueca, y un maldigo en clave. Para crujir lo prohibido de esta boca. Para descansar estos ojos de perro. Para tomar el vapor de veneno del espejo. Pero por ahora hundo la estaca del cuerpo en el ruido.