jueves, 20 de octubre de 2016

Cataclismo del olor que perdimos

En ese vacío fuimos alguna vez agujero, nido infinito de desesperación. Inmortales, también. Inmortales porque ocupamos el Infinito. A veces eco, a veces materia. Cataclismo, a veces, del olor que perdimos. Calles perdidas en el recuerdo. Balanceantes puentes. También fui yo vestigio de tus vestidos; de tu casa, pared; de tu mirada el sustento. Linda noche es esta donde los muros ladran.