domingo, 22 de junio de 2014

Una mujer, su saliva, se derrama sobre la espera


Una mujer,
su saliva, se derrama sobre la espera.

y eso
consumido siempre
parece la felicidad,
su cara.

y si no fuera suficiente,
tengo sus manos.

algo nace
y no es la pena.

ni se olvida
ni sabe a nuevo.

ni nace
ni tiene certeza.

algo nace
y no es el amor,

al menos.

.                                      ****