miércoles, 18 de junio de 2014

Con tijeras en los párpados derribando los ojos sombríos


Con tijeras en los párpados
derribando los ojos sombríos,
invisibles
como el tiempo
con su alma negra en el vientre.

Con mi despertar de piedra
cuando estás ausente.

Con el amor dividido en nuestros ojos abreviados,
allí donde tu rostro se hace agua.

gira,
y gira la mirada.

Y asoma el hielo y navega
como la raíz bajo tierra.

Son sogas verdes que nos atan
por allí caminan entre nuestras pestañas.
Son tijeras que nos dan puñaladas.

Y tus ojos filosos, digo,
me cortan como cuchillos,
me apuñalan.

.                                                       ****