viernes, 20 de junio de 2014

Tuve el retoño de tus ojos un millón de años incubando


Y tu boca sobre mi cuerpo giraba.

Tuve el retoño de tus ojos
un millón de años incubando.

¡Y verás, amor, todo esto fue tan breve!

Y si miras
Y si buscas
deberían existir
los pasos que conocen los inviernos;
esos que olvidan al tiempo
y se arrepienten
y se abandonan a la espera.

.                                                           ****