jueves, 22 de marzo de 2012

Llegué a cadena perpetua

Nunca conté los días
hasta que llegué a cadena perpetua.
Nunca noté la fragilidad de las manos
hasta que las vi rotas  por vínculos despoblados