miércoles, 21 de marzo de 2012

La brevedad de la nostalgia

Entre espasmo y espasmo
la brevedad de la nostalgia
puede ser tan fugaz
como un golpe de codo en la costilla