jueves, 1 de marzo de 2012

Despertar en ti

Déjame que despierte en ti
Déjame escucharte muy cerca, nariz con nariz
Tan poco cerca, que nuestros labios no lleguen a alcanzarse
Y empujen, se estiren, rabien de deseo
de tocarse como ayer.
Déjame que te cuente
Déjame que huela tu aliento de ventana
Déjame que te diga con los ojos cerca y no quieras salir