miércoles, 15 de marzo de 2017

Plagiábamos Lunas llenas azules

En nuestras manos estaban la noche y la vida como una llama larga y unos cuerpos que arden. Eran los juegos y el circo de la noche, donde hacíamos juegos irremediables. Y muy cerquita de tu cuerpo y de la lluvia, plagiábamos Lunas llenas azules. Estábamos allí en la prehistoria de los ojos, en las paredes de sombras, germen de la vida y del misterio de las preguntas.