lunes, 13 de marzo de 2017

Hicimos noches eternas

Hicimos noches eternas con piruetas. Pretendíamos echar fuera al futuro. Estábamos con los cuerpos rendidos y nudos. Salíamos, a veces, a mirar las sombras. Al final de nuestra mirada la teníamos perdida. Febril y originaria se concentraba la lucidez en la noche. Era terreno para todos los presagios. El plan no nos sacó nunca de donde estábamos.