domingo, 18 de mayo de 2014

Me has enseñado un antes, mi amor, un antes, como el que se da al morirse.


me has enseñado un antes, mi amor, un antes,
como el que se da al morirse.

en estos ojos que son manos
ciegas.

en la bajada de mi lengua
hay dos charcos.

.                                                         ****