martes, 6 de mayo de 2014

El río crece como una cosecha, como una estación que nunca cambia


Yo, aprendiz ciego deslumbrado.

A todas tus manos
que me anuncian
como una cosecha.

Tarde, la rápida, se anuncia.

El río crece como una cosecha,
como una estación que nunca cambia.

.                                             ****