viernes, 4 de agosto de 2017

Solo veo en tus ojos ese desconocido misterio

Solo veo en tus ojos ese desconocido misterio. Tus tramas, tus cruces, la belleza de cristal sin sombras. Hubo corrientes que tiraban de nuestro mundo, burlas de la vida, ocasos. Fui paciente con tus labios, ojo de duración infinita, ave sin nido y tristeza. A veces dices te amo como una sorpresa; te quiero, pero no te encontrabas. Encendías mi boca y luego sombras. Creabas la espera de los cómplices, y luego ausencia. Fuiste sombra de mis manos, marcas de los frutos de tus aves migratorias. Y al otro extremo, el mirar de las mariposas.