domingo, 11 de septiembre de 2016

Horas rebeldes del desorden

Estabas alborotada como las horas rebeldes; eres así; nada que decir; te comprendo. Estaban tus esperanzas defenestradas en ese tiempo; habíamos introducido el desorden, demasiado desorden, excesivo para conjugarlo con las manos.