domingo, 19 de febrero de 2012

Ni el Azar ni el Destino

No fue ni el Azar ni el Destino
fue un azar particular nuestro
Ni siquiera en la primera mirada
nos miramos como dos desconocidos.
Ni siquiera
Aunque éramos dos secretos
Me empujabas con palabras seductoras,
en tus laberintos de amor y piel.
Y allí me tienes prisionero
con engaños sobre la salida