miércoles, 21 de diciembre de 2011

Supongamos que el tiempo no existe

Supongamos que el tiempo no existe. Entonces, nuestros besos son todos simultáneos y el acto de amor un solo acto