martes, 28 de abril de 2015

Echa tierra alrededor de tus pies para que nazca la sombra


Echa tierra alrededor de tus pies para que nazca la sombra. Es duro el sueño de la impaciencia. Es dura la memoria del deseo. Son duras las lágrimas de los ojos; y, a veces, hacen otro mundo; hacen la mirada del arquitecto. Eres tú el principio del agua, los pies de todos los bordes, el invocarte. Fui pasado de papel: aquella parte callada, aquella sombra de un sueño, descosidas manos, y un poco de memoria. Fui tu parte callada. Pero hoy sueño: sueños cíclicos de catástrofes. Pero hoy sueño como vestirte.